Novena de San Expedito

Primer día: Valentía

San Expédito  bendito, que enfrentaste todos tus retos con  admirable gallardía, ayúdame a esforzarme y asumir con valentía los retos que la dinámica misma de la vida me impone cada día. Dótame de tu armadura y asísteme, par a enfrentar mis temores y a triunfar sobre la maldad y a salir airoso ante la situación que estoy atravesando. Amén.

Segundo día: Protección.

San Expedito, digno guerrero, socórreme oportunamente y ocúltame de mis enemigos, de todas aquellas personas que de alguna manera pretendan perjudicarme. Te suplico que me socorras y no me dejes caer en las trampas de mis adversarios. Aleja de mí y de mi familia toda mala influencia que pueda afectar nuestra vida.

Tercer día: Tranquilidad

Oh  Expedito, Santo beato siervo de Dios, te invoco con mucha fe para que me otorgues la serenidad y la fuerza para afrontar la terrible situación que me acontece y agobia mi espíritu, socórreme y ayúdame a recobrar la paz y la tranquilidad que a causa de mi infortunio se ven disminuidas, más confiado estoy  en tu poderosa intervención.

Cuarto día: Tentación

San Expedito, joven guerrero que con gran inteligencia supiste derrotar al demonio cuando pretendía manipular tus decisiones, tu eres mi gran ejemplo de fe, ayúdame a evitar las tentaciones y a deslindarme del pecado y a triunfar sobre el mal.

Quinto día: Prontitud

Expedito, San Patrón de las causas urgentes y abogado de las causas imposibles, comparezco ante ti para suplicarte tu poderosa ayuda para resolver el difícil problema que me deprime y me roba la tranquilidad, confío en que me asistirás pronta y favorablemente, con lo cual también retornará la paz.

Sexto día: Triunfo

Glorioso San Expedito, invoco tu nombre poderoso benefactor por cuanto con la consideración del Señor  y con la celeridad requerida me ayudarás a librar obstáculos y  batallas que las circunstancias de la vida me puedan presentar.

Séptimo día: Trabajo

San Expedito ayúdame a encontrar un empleo el cual necesito con extrema urgencia, ilumina mi sendero y ábreme las puertas hacia la prosperidad laboral, me he preparado y tengo mucho que aportar, bríndame  la oportunidad.

Octavo día: Esperanza

Bondadoso San Expedito, acudo a tu divina presencia para encomendarte mis más sentidas necesidades, pues en ti he puesto mi esperanza y confío en que con tu poderosa mediación me ayudaras para que mis carencias sean satisfechas  prontamente.

Noveno día: Justicia

San Expedito, Sublime patrón de las causas justas, necesito de tu prodigiosa intercesión a fin de que se haga justicia y la verdad salga a la luz, guía mis pasos y ayúdame a vencer con el bien el mal. No me abandones al poder y la falsedad de los que me adversan.

¿Cómo realizar la Novena a San Expedito?

La novena consiste en una práctica religiosa  en la cual el o los cristianos durante un tiempo de nueve días continuos rinden culto a un santo en especial y le piden por una causa determinada.

Esta cultura, data de tiempos muy remotos y se le atribuye su génesis en los nueve días que transcurrieron desde la ascensión de Jesucristo al cielo y el día de Pentecostés, en el cual vino el espíritu Santo y descendió sobre ellos.

La manera de llevarla a cabo consiste en que cada día se realiza la disertación de un pasaje bíblico de un tema en particular y posterior al análisis de la temática que se abordó ese díacerrando la actividad con la Oración  del día.

Podemos inferir que la novena además tiene un carácter  ideológico-formativo por cuanto al escudriñar a diario las Sagradas Escrituras y socializar la temática, estamos fomentando nuestro crecimiento espiritual.

En cuanto a la novena a San Expedito, es un Santo mártir reconocido ampliamente como el Patrón de las causas justas, urgentes e imposibles por su coraje, por su conversión al cristianismo, son muchos los devotos que le rinden tributo, le dedican la novena a este Santo y dan fiel testimonio  de los favores recibidos a peticiones de diversa índole.

Puede iniciar de la siguiente manera:

  • Señal de la Santa Cruz
  • Implorar con fe y en silencio por el problema o situación que desea solventar
  • Lectura y reflexión de la temática o pasaje bíblico de ese día
  • Finalice con la Oración de San Expedito (para cada día).