Milagros de San Expedito

San Expedito, glorioso mártir de la fe

Intercede por mi familia y por mí, ante nuestro Señor Jesucristo

¡Oh Santo patrón de las causas urgentes!

Concédeme tu gracia en este momento

De tener respuesta oportuna en este momento

de crisis y desesperación (plantee aquí el problema)

Ayúdame santo guerrero,

Yo profesaré mi devoción eternamente,

En ti confío plenamente.

Amén.

San Expedito y el milagro del aguacero

Fue un joven guerrero de origen romano, que comandaba la legión XII denominada “Fulminata” en la cual estaba integrada por una gran cantidad de soldados cristianos, del gobierno del Emperador Diocleciano.

Los soldados elevaron sus manos al cielo, clamando por un milagro divino pues se encontraban en territorio enemigo, y ya no le quedaban provisiones de ningún tipo pues llevaban mucho tiempo dando la batalla y aconteció que el cielo se tornó oscuro y ráfagas de viento cubrieron el lugar, se desató una gran tempestad, los valientes y sedientos soldados tomaron agua en sus cascos y dieron también a las bestias de carga y lucha, lo que les permitió recuperar fuerzas, ¡un milagro en plena batalla!

 Expedito reconoció que Dios los había ayudado y un día escuchó su llamado y decidió convertirse al cristianismo a sabiendas de que esto le traería inconvenientes en su carrera militar, cuenta la historia que se le apreció el espíritu maligno en forma de cuervo para evitar su conversión gritándole: “cras, cras, cras”, lo cual en latín significa “mañana”, pero Expedito, y haciéndole honor a su nombre, que significa “rápido para actuar”, sin ceder a las manipulaciones respondió: “Hodie, Hodie, Hodie”, que significa: “hoy” y acto seguido aplastó con su pie al cuervo.

Poco tiempo después de haberse convertido su vida al cristianismo, Expedito se convierte en mártir a causa de su fe por lo que fue perseguido, flagelado y decapitado junto a otros soldados cristianos, en Melitene el año 303 d.C. por orden del Emperador Diocleciano San Expedito, popularidad y milagros.

San Expedito fue beatificado en 1671, por mandato del Papa Clemente X, dado el conocimiento comprobable acerca de lo que fue su vida y los favores concedidos quienes le claman con fervor por su intercesión. Actualmente son muchas las iglesias cristianas que poseen la imagen de este prodigioso santo y le rinden culto. Es considerado el Santo Patrón de las causas justas y urgentes, patrono de los viajeros, de los jóvenes y estudiantes, siendo visto también como el poderoso intercesor de las causas que se consideran perdidas.

A San Expedito se le atribuye el milagro de ayudar a una pareja a concebir hijos, pues ella era estéril y había puesto a prueba los métodos científicos para coadyuvar la fecundación, sin obtener ningún resultado satisfactorio, por lo que en medio de su angustia le rogó a San Expedito que le favoreciera otorgándole el privilegio de poder concebir y así ser madre, la cual pudo embarazarse de forma natural al término de un mes.

Se cuenta además que una señora estaba desesperada por cuanto tenía a su familia desaparecida desde hacía muchos días y desconocía su paradero, en medio de tan difícil situación recordó que portaba una estampa de la imagen de San Expedito que su madre le había regalado y le había dicho que era el Santo patrono de las causas urgentes que ante cualquier problema recurriera a él, y ella así lo hizo, y a los pocos días pudo recuperar a su familia.

La devoción a este santo mártir se ha ido difundiendo ampliamente en diversos países del mundo, entre los que podemos mencionar: Alemania, Austria, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, Estados Unidos, Francia, Filipinas, Italia, México, Panamá, Perú, Turquía, Uruguay, Venezuela, entre otros.