Oración a San Expedito 3 días

Esta oración a San Expedito por tres días te servirá para entregarte en devoción a él y demostrar que lo amas lo suficiente como para dedicarle las horas necesaria a él.

Oración de entrada para los tres días

Oh sublime San Expedito, yo te invoco con mucha devoción

Y también con la firme convicción de que escucharás mi ruego desesperado

En medio de tanta angustia y aflicción.

Gran guerrero dame el coraje para vencer el mal,

Para enfrentar con valentía y sabiduría todas las desavenencias

que en el día a día pueda encontrar

Ayúdame a librar esta dura batalla contra la maldad,

Santo patrón de las causas urgentes,

Sé tú mi escudo protector, mi brazo fuerte

Santo patrón de las causas imposibles

Intercede por mí y socórreme prontamente,

pero también oriéntame el sendero que debo seguir

ayúdame a surgir, no me dejes sucumbir

tú que cuentas con la aprobación de Cristo mi Señor y redentor

pues escuchaste su llamado y te convertiste al cristianismo

santo mártir aliado de los que sufren

mi venerado, mi protector, profesaré mi fe con fervor.

Amén.

Oración del primer día

Bendito y adorado San Expedito,

poderoso mediador ante nuestro Padre celestial,

pues cuentas con la anuencia de Jesucristo nuestro salvador

Intercede por mi familia y por mí,

para aliviar las penurias y miserias que tanto nos acongoja

Concediéndonos una solución inmediata

A la problemática que nos aqueja (diga aquí el problema)

San Expedito, Santo patrón de las causas urgentes e imposibles

Ayúdanos, sé nuestro gran benefactor en medio de tantas dificultades,

de tanta maldad de este mundo tan convulsionado,

 que nos exige cada día más

Protégenos y otórganos el coraje para sobrellevar y vencer todo obstáculo,

toda dificultad que entorpezca el normal desenvolvimiento de todas las cosas

Santo guerrero, en ti he puesto toda mi esperanza,

concédeme tu auxilio prontamente,

Te suplico que no lo dejes para mañana

tú que gozas del beneplácito de Cristo Jesús

Concédeme por piedad tu misericordia

Por cuanto me urge ser favorecido de tu benevolencia

Para librarme de las barreras que obstaculizan mi camino impidiéndome avanzar,

Dándole un despacho favorecedor a mi justa petición en tu nombre.

Amén.

Oración del segundo día

Glorioso San Expedito, que te inmolaste

a causa de tu conversión al cristianismo

Digno ejemplo de fe a seguir,

Venerado Santo de las causas urgentes,

 aliado de los sufrientes,

Dame tu mano en tan extrema necesidad

porque necesito tu protección

Líbrame de mis enemigos ocultos,

también del falso amigo que por la espalda me ataca,

de todos aquellos que me afrentan

 buscando mi caída pues quieren mi derrota,

Oh valiente guerrero Ampárame, no me dejes a su merced,

Si estas a mi lado, tengo l certeza de que puedo librar la batalla

Interceda por mi ante nuestro Padre celestial elevando mi clamor

Para que me sea concedido por gracia los favores que requiero

(plantee aquí su necesidad)

Mi Santo protector estaré por siempre agradecido por tu bondad

Te invocaré y profesaré mi fe.

Amén

Oración del tercer día

Poderoso San Expedito, con el corazón contrito acudo a ti

Pues mi alma se abate ante tanta angustia y tanto dolor,

Por las cosas que humanamente no he podido resolver

Necesito con extrema urgencia de tu poder intercesor

Oh Santo Patrón de los imposibles

para que me ayudes a aliviar esta pena que me perturba,

que no me deja ver las cosas con claridad y me consume

(diga aquí la necesidad)

confiado estoy en que me alcanzará tu misericordia

y no desatenderás el ruego de tu fiel devoto

 que acude a ti con el corazón abierto y lleno de esperanza

por lo tanto, te anticipo las gracias por otorgarme tu gracia.

Amén.

Triduo a San Expedito

Consiste en rezar con mucha fe por tres días continuos a San Expedito con el fin de presentarle nuestras urgentes necesidades o problemas para que interceda por nosotros ante nuestro amado Padre celestial con la certeza de que obtendremos su gracia, para ello se procede iniciando los tres días con la oración de entrada y acto seguido se reza una oración diferente para cada día, luego se reza el Padre Nuestro y un Ave María.